Vacunas: guardianes de la inmunidad social


Existe una tendencia absurda a oponerse a la vacunación de las personas. La oposición a las vacunas es tan vieja como su propio inicio en 1796. En esa época pensaban que al ponérsela se convertirían en vacas. Pero la poca información y una infundada desconfianza en las vacunas actuales reviven la oposición a las vacunas, con argumentos algo más nuevos o los mismos prejuicios antiguos.

Luego de un brote de sarampión en Estados Unidos y el contagio de niños no vacunados, la oposición ha revivido y, para ello han mostrado fotos y datos irreales; se ha tratado de vincular el origen del autismo a la vacunación. Pero los datos médicos muestran otra realidad. La viruela desapareció del planeta en 1980, y otras como la rubéola, sarampión y poliomielitis, no se han presentado en muchos países. Además se está controlando la tosferina, meningitis bacteriana, hepatitis B, difteria e incluso el cáncer de cérvix uterino a través de la vacuna contra el papiloma virus.

Jamás se ha probado que el uso de las vacunas produzca daño a la población. Como todo procedimiento médico puede tener un riesgo, pero más dependiendo de la genética de la persona, que de la vacuna. Las vacunas han salvado más de 1.500 millones de personas, de ahí su beneficio. Se argumenta que los ingredientes de las vacunas son tóxicos. Nada más alejado a la verdad. Desde sus inicios se controlan las sustancias que contienen las vacunas, siendo cada vez más seguras. Hoy existen vacunas preparadas por ingeniería genética (rabia) que no tiene problema alguno.

Los opositores a la vacunación sostienen que es un negocio de las transnacionales farmacéuticas, ya que solo un 2% de niños enferman de dolencias prevenibles con vacunas, mientras que el 98% reciben vacunas “sin necesidad”. No hay enfermedad porque no hay enfermos y justamente de eso se encarga la vacuna, prevenir. Los movimientos pro-vacunas, aseguramos que el vacunarse es un acto de solidaridad y responsabilidad social. Curiosamente, las personas no vacunadas por alguna causa, incluso por rechazarlas, se ven protegidas por las personas vacunadas, que se convierten en guardianes de la inmunidad social, el llamado efecto rebaño: el grupo protege al individuo.

Hasta el 2020 se dispondrá de 25 tipos diferentes de vacunas y se están investigando otras. Las vacunas han mejorado la calidad de vida, aumentado el promedio de edad saludable, protegido del nacimiento de niños con malformaciones, previenen el cáncer de útero. Las vacunas son un éxito en la salud pública y la sociedad debe defender su derecho a que se las administren. (O) ENLACE CORTO Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/vacunas-guardianes-de-la-inmunidad-social Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

#CesarPazyMino #vacunas #inmunidad #antivacunas #ciencia #genéticaecuador #genómicaEcuador #GenéticayCiencia #genéticayciencia #genéticamédica #genéticaEcuador #genetistasEcuador #genetistasQuito #geneticsandscience #genomicaecuador #cesarpazymino #medicogenetista #medicosgenetistas

Este artículo se puede utilizar, copiar o reproducir citando la fuentes y su autor.
genética y ciencia
cesar paz-y-miño
cesarpazymino.com
quito - ecuador
 FOLLOW
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W
 RECENT POSTS: 

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com