top of page

Riesgos genéticos por exposición al plomo

César Paz-y-Miño, investigador en Genética, Facultad de Ciencias de la Salud “Eugenio Espejo” de la Universidad UTE.


Noticias recientes en el Ecuador, dan cuenta que muchos productos de consumo humano están contaminados con plomo. La exposición al plomo puede tener efectos negativos en la salud humana, incluido daño genético. El plomo es un metal tóxico que se acumula en el cuerpo con el tiempo y puede afectar diversos sistemas como el sistema nervioso, los riñones, el sistema cardiovascular y el sistema reproductivo.


La exposición al plomo antes de la concepción y durante el embarazo puede suponer un riesgo para el desarrollo. El plomo atraviesa la placenta y afecta directamente al embrión y al feto en desarrollo, causando daños genéticos y problemas de desarrollo físico y mental.


Es importante destacar que los efectos de la exposición al plomo pueden variar según la dosis, la duración de la exposición y la susceptibilidad individual. Los niños son especialmente susceptibles a los efectos del plomo porque su cerebro y sistema nervioso aún se están desarrollando. La exposición al plomo en una etapa temprana de la vida puede tener efectos duraderos en el desarrollo cognitivo y conductual. 


El plomo puede llegar al organismo humano vía ingestión directa de alimentos provenientes de tierras contaminadas por aguas contaminadas, o vía escorrentía o propagación de tierras aledañas a las contaminadas, o directamente de aguas con plomo. La inhalación de plomo es causa de exposición peligrosa, la exposición ocupacional, e incluso se ha evaluado que madres contaminadas con plomo transmiten plomo al embrión o feto.   


Está demostrado que el plomo daña el ADN, lo que interfiere con los procesos de reparación del ADN y aumenta la probabilidad de mutaciones genéticas. Estas mutaciones pueden tener efectos a largo plazo, por afectar el funcionamiento normal de las células y aumentar el riesgo de enfermedades asociadas a mutaciones del ADN como el cáncer, malformaciones y enfermedades crónicas. 


La exposición al plomo dañan los cromosomas. Los cromosomas son responsables de mantener la integridad y estabilidad del material genético. El plomo afecta la estructura y función de los cromosomas y puede causar daños cromosómicos como roturas cromosómicas, cambios en la estructura cromosómica (como deleciones o inversiones) y cambios en el número de cromosomas (como aneuploidía). Es importante destacar que la susceptibilidad al daño cromosómico y genético por exposición al plomo varía de persona a persona y depende de factores como la dosis y la duración de la exposición, y la capacidad de cada persona para reparar su ADN.


Roturas cromosómicas: el plomo puede provocar roturas cromosómicas, induciendo cambios estructurales en el genoma y mutaciones. Estas roturas pueden afectar a un único cromosoma o  implicar el intercambio de fragmentos entre diferentes cromosomas, lo que se denomina translocaciones cromosómicas. En los sitios de rotura de cromosomas están genes clave de desarrollo de enfermedades como el cáncer u otros productos de genes mutados.


Cambios en la estructura cromosómica: la exposición al plomo puede causar cambios en la estructura cromosómica, que incluyen la eliminación (pérdida de un segmento de ADN), inversión (reordenamiento de un segmento de ADN) o duplicación (duplicación adicional de un segmento de ADN). Estos cambios pueden alterar la expresión genética y determinar enfermedades como leucemias y cánceres.


Aneuploidía: la exposición al plomo también puede aumentar el riesgo de aneuploidía, una condición en la que una célula tiene una cantidad anormal de cromosomas, lo que puede llevar a desencadenar enfermedades como el Síndrome de Down, producto de pérdida o ganancia de un cromosoma completo, o un cambio en el número de copias de una parte particular del ADN, duplicación o pérdida de genes y sus consecuencias físicas.


También la exposición a plomo daña a los genes entre estos se incluyen:

Genes relacionados con la función neuronal: se afecta la función del sistema nervioso y se ha observado que altera la expresión de genes implicados en el desarrollo y la función de las neuronas. Estos genes incluyen el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), que desempeña un papel importante en el crecimiento y la supervivencia neuronal.


Genes asociados con el estrés oxidativo: provoca estrés oxidativo en el cuerpo, que puede dañar las células y el ADN. La exposición al plomo altera la expresión de genes implicados en la defensa antioxidante, entre ellos Superóxido dismutasa (SOD) y catalasa.


Genes asociados con respuestas inflamatorias y variaciones en la respuesta inflamatoria: afectan la expresión de genes implicados en las respuestas inflamatorias, como los genes del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) y de la interleucina (IL-1β, IL-6).


Genes relacionados con la homeostasis del calcio: se afectar la homeostasis del calcio y la expresión de genes implicados en la regulación del calcio, que incluyen: B. Receptor de vitamina D (VDR) y transportador de calcio (TRPV5).


Prevenir y reducir la exposición al plomo es esencial para minimizar el riesgo de daño cromosómico y genético. Esto incluye evitar la exposición ocupacional al plomo, tener cuidado al manipular materiales que puedan contener plomo (como pinturas), evaluar el uso de tuberías de plomo que transportan agua y mantener una buena higiene personal y alimentaria. Si le preocupa la exposición al plomo y sus  efectos en sus cromosomas, le recomendamos que se comunique con su médico o con la autoridad sanitaria local para obtener información y consejos específicos.



Comentarios


Este artículo se puede utilizar, copiar o reproducir citando la fuentes y su autor.
genética y ciencia
cesar paz-y-miño
cesarpazymino.com
quito - ecuador
 FOLLOW
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W
 RECENT POSTS: 
bottom of page